Contactar con la Clínica San Francisco
Facebook de la Clínica San Francisco Twitter de la Clínica San Francisco Youtube de la Clínica San Francisco Google+ de la Clínica San Francisco

Clínica San Francisco

"Más de 45 años cuidando de tu salud"

BANCO DE VALVULAS CARDIACAS Y SEGMENTOS VASCULARES

BANCO DE VALVULAS CARDIACAS Y SEGMENTOS VASCULARES

La función del Banco Cardiovascular está encaminada principalmente en intentar abastecer las necesidades los siguientes servicios médicos:

•    Cirugía Cardiaca: dentro de los homoinjertos valvulares se encuentran disponibles las cuatro válvulas presentes en el corazón: válvula mitral, válvula tricúspide, válvula aórtica y válvula pulmonar.

•    Cirugía Vascular: entre los segmentos vasculares que se encuentran disponibles cabe destacar: segmentos vasculares aórticos proximales, segmentos vasculares aórticos distales y segmentos vasculares de la vena sáfena.

SEGMENTOS VASCULARES

 

 CODIGO

 DESCRIPCION

 LATERALIDAD

 PRESERVACION

 AAB

 Arteria Aorto-Abdominal

 No se aplica

 Nitrógeno líquido

 AAT

 Arteria Aorto-Torácica

 Derecha o Izquierda

 Nitrógeno líquido

 AFE

 Arteria Femoral

 Derecha o Izquierda

 Nitrógeno líquido

 AIF

 Arteria Ileo-Femoral

 Derecha o Izquierda

 Nitrógeno líquido

 AIL

 Arteria Ilíaca

 Derecha o Izquierda

 Nitrógeno líquido

 BIF

 Bifurcación Ileo-Femoral

 No se aplica

 Nitrógeno líquido

 VSA

 Vena Safena

 No se aplica 

 Nitrógeno líquido




VALVULAS CRIOPRESERVADAS

 

 CODIGO

 DESCRIPCION

 LATERALIDAD

 PRESERVACION

VAO

 Válvula Aórtica

 No se aplica          

 Nitrógeno líquido

VMI

 Válvula Mitral

 No se aplica

 Nitrógeno líquido

VPU

 Válvula Pulmonar         

 No se aplica

 Nitrógeno líquido


El sistema cardiovascular está conformado por el corazón, la sangre y los vasos sanguíneos, desarrollando funciones vitales en el cuerpo humano. El corazón es un órgano muscular hueco, rodeado por el pericardio, que presenta cuatro cavidades, dos superiores denominadas aurículas y dos inferiores o ventrículos. En la entrada y/o salida de los mismos, se encuentran localizadas las 4 válvulas cardiacas: las válvulas mitral y tricúspide, que conectan las aurículas con los ventrículos; y las válvulas semilunares aórtica y pulmonar, que conectan los ventrículos con las arterias. Dentro de la compleja red de vasos sanguíneos, nos encontramos con dos tipos principales: las arterias, que transportan sangre oxigenada hacia los tejidos y las venas, que transportan sangre con desechos metabólicos para su eliminación.
 
La complejidad del sistema cardiovascular implica la existencia de muy diversas patologías. Por un lado, cuando existen deficiencias en la apertura y/o cierre valvular se presentan patologías con elevadas tasas de mortalidad y morbilidad en la población mundial. Dentro de estas patologías cabe destacar las disfunciones valvulares, ya sea por estenosis o insuficiencia, que van a influir en gran medida sobre el flujo continuado de sangre a través del aparato circulatorio, afectando directamente a la funcionalidad cardiaca. En un 50% de los casos clínicos que requieren una sustitución valvular, es aconsejable el implante de un homoinjerto valvular. Los beneficios de los homoinjertos, sin embargo, se ven ensombrecidos por un problema latente a los trasplantes: su disponibilidad. En este hecho radica la importancia de la existencia de bancos cardiovasculares, donde no sólo se aplican normas de calidad similares a las aplicadas a otros tejidos, sino que se realizan rigurosos protocolos de congelación programada para un correcto almacenamiento. Una adecuada criopreservación permite conservar la viabilidad de estos tejidos tan delicados durante años y, por tanto, aumenta considerablemente su disponibilidad.
 
Por otra parte, la necesidad de revascularizar un tejido durante diferentes tipos de intervenciones quirúrgicas lleva al empleo de injertos autólogos, es decir, se obtienen fragmentos de vasos sanguíneos del propio paciente como puede ser la vena safena. Sin embargo, cirugías más complejas o problemas de disponibilidad de estos tejidos autólogos llevan al uso de homoinjertos vasculares o injertos vasculares artificiales. La infección de estos últimos requiere que el uso de homoinjertos sea más aconsejable sobre todo si se realizan cirugías de revascularización para salvar extremidades. Otras utilidades a destacar es el uso de estos homoinjertos en infecciones vasculares, para transplantes hepáticos, en cirugías coronarias o fístulas arterivenosas en enfermos que requieren hemodiálisis.
 
En el Establecimiento de Tejidos Fundación Clínica San Francisco trabajamos con homoinjertos valvulares y vasculares criopreservados que son almacenados en nitrógeno líquido, lo que permite su conservación durante períodos de tiempo prolongados. Además de su almacenamiento, los análisis de los homoinjertos obtenidos se completan con exhaustivos estudios cualitativos donde se evalúa la presencia de placas de ateroma, posibles calcificaciones o lesiones del tejido, garantizando la calidad de los tejidos suministrados.